¿Cómo comprendemos lo que nos dicen?

Además de conocer el significado de los signos que corresponden a las palabras, nos comunicamos también por medio de claves extraverbales tales como son el tono de voz, la entonación, la inflexión, el énfasis, además nos valemos de indicadores claves visuales. La voz cumple un papel primordial para comunicarnos ya que esta tiene personalidad, tiene sus propios gestos, sus actitudes y sus expresiones y aunque creamos que no prestamos atención a ella, nuestro hemisferio derecho esta al pendiente de ella y de los mensajes que está mandando.

El lenguaje verbal no consiste solo en palabras, consiste también en expresiones, al hablar se hace una manifestacion externa de todo el sentido que queremos comunicar (lógico, intencional y emocional) cuya comprensión entraña infinitamente más que la mera identificación de las palabras.

Constantemente estamos usando auxiliares para comprender y adaptarnos a la situación. Cuando no logramos  entender el sentido de las palabras usamos las claves extraverbales del lenguaje que he mencionado, esto con la finalidad de comprender el mensaje y poder responder. Por eso, si una persona nos dice una frase catalogada como amistosa pero en un tono de voz imperativo nos parecerá incongruente y muchos etiquetaremos como una persona de poco fiar, o incluso, que se encuentra enojada. Ejemplos hay muchos, como cuando los latinos escuchamos a los Nórdico nos parece que estan enojados, o incluso, entre países que comparte un mismo idioma como España y paises de America Latina suelen pensar que los españoles estan enojados cuando hablan, pero en realidad solo es una diferencia cultural en el uso e interpretación de las claves extraverbales.

Cuando las palabras no transmiten nada nos guiamos por el lenguaje no verbal. Este suele estar impregnado de tono, engastado en una expresividad que excede lo verbal.

A las personas que se les diagnostica su problema como afasia, (esta es causa de una lesión en el hemisferio izquierdo, el encargado del razonamiento lógico y verbal),  su cerebro buscará compensar lo que falta y entonces para valerse por si mismas y adaptarse a la cotidianidad usarán el hemisferio derecho para comprender el lenguaje, no olvidemos que este hemisferio derecho es el emocional, entonces estas personas estan comprendiendo el lenguaje verbal captando las claves que este hemisferio es especializado en detectar y comprender. Ante la incomprensión del lenguaje lógico, estructurado y verbal, y además para poder adaptarse a este mundo de signos y palabras, usan exclusivamente esas claves exraverbales para captar el mensaje.

Lo que resulta asombroso es que estas personas que no comprenden las palabras no se les puede mentir porque captan la expresión que acompañan a las palabras, esas expresiones emocionales que son involuntarias y llenas de verdadera emoción e intencionalidad que no se pueden deformar o falsear con tanta facilidad como hacemos con las palabras.

Estas personas entenderían un discurso politico  más alla de lo que las palabras hermosas y prometedoras nos dicen.

Contrario a esto, una lesión en el hemisferio derecho produciría lo que conocemos como agnosia verbal. Esta se caracteriza por la incapacidad de distinguir sonidos. Ahora bien,  para entender el mensaje estas personas perciben las palabras pero no su tono de voz, timbre, y todas esas claves extraverbales. esto significa que se deja de percibir el lado emocional y las claves del lenguaje para enfocarse solo a las palabras y su significado “riguroso”, ese que solo vemos por medio del signo. Si el mensaje esta escrito o se pronuncia usando palabras equivocadas, con faltas ortográficas y sin estructura  gramatical esta persona sería incapaz de compender el mensaje.

Normalmente una persona como tu y yo, entendemos un discurso usando ambos hemisferios: por una parte ponemos atención al sentido preciso de las palabras y significado (hemisferio izquierdo) y también percibimos las emociones que contiene el mensaje, ya sea de emoción ya sea de alegria, de tristeza, de engaño,  además de percibir las posturas y movimientos del cuerpo todo esto por medio del hemisferio derecho.

Si no llegamos a comprender el mensaje verbal del todo lo complementamos con el mensaje no verbal y emocional para así poder entender y “comunicarnos” con los demás. Quizás por eso es tan fácil que nos engañen los políticos con sus discursos conmovedores. Quizas tendríamos que integrar a personas con afasia en el grupo de analistas y a personas con agnosia en la redacción de periódicos y libros de texto.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s